963 620 573 revip@revip.com

REVIP PARTICIPA EN LA JORNADA SECTORIAL DEL VIDRIO Y LA CERAMICA

REVIP PARTICIPA EN LA JORNADA SECTORIAL DEL VIDRIO Y LA CERAMICA

A iniciativa de CONFEVICEX, representantes de las principales empresas y organizaciones del vidrio y la cerámica se han dado cita en la CEOE para debatir sobre la actualidad del sector y sobre la futura negociación colectiva.

Entre otros, estuvieron presentes miembros de las cúpulas de UNFEAC, de Pilkington, de Saint Gobain, de REVIP por parte del vidrio plano; de LA GRANJA, de BAVIDRIO por el vidrio hueco; de AVEC, de ASCER, de LLADRO, del grupo COSENTINO, de ANFRE, de la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio, por parte de la industria cerámica; de ANAREVI por la industria de la recuperación de vidrio; de OMNYA por la minería, etc…, en definitiva,  la práctica totalidad de los subsectores integrados en CONFEVICEX han tenido la oportunidad de compartir opiniones y escuchar la de expertos, tanto en la dirección de grandes compañías como en responsabilidades en el área de personal, en el marco de la CEOE que colaboró además, con la intervención de su Secretaria General, Ana Plaza.

La primera de las dos mesas redondas, “Los retos de la actividad empresarial en España” versó sobre el actual contexto en el que han de desarrollar su actividad las empresas.

En relación con la influencia de la inestabilidad política sobre las decisiones estratégicas de las empresas se coincidió casi unánimemente en que, si bien era un condicionante para decisiones a corto plazo, la globalización de los mercados, el marco jurídico de la Unión Europea y otros factores le restaban trascendencia a lo que pudiera resultar de unas elecciones en España. Para Ana Plaza, la inercia del crecimiento de 2015 está disimulando el coste de oportunidad de la incertidumbre política que, en su opinión si está afectando a la economía; Alvaro de la Haza recomendó a las empresas concentrarse en aquello en que está en su mano. Se pidió a la CEOE que reivindicase al Gobierno medidas de agilización de la Administración, replicando Ana Plaza con la invocación a empresas y organizaciones a implicarse en la labor de las comisiones de trabajo de CEOE.

En relación a la energía, todas las intervenciones fueron especialmente duras, incluso las del público que tuvo la oportunidad de participar. Julio Mazorras consideró que hay una indefinición sobre el modelo económico de país que afecta a aspectos como éste; Ricardo de Ramón se quejó del hándicap con el cual juega la industria española y reclamó la interconexión con las redes europeas de gas; Alvaro de la Haza se refirió a la oscuridad en la fijación de los precios. Sobre este particular, se produjo desde el público, una interesante intervención de Marc Crespí de Exclusivas Energéticas, que se quejó de la falta de competencia real y de transparencia en el mercado energético.

Sobre el TTIP, siglas en inglés de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, todos los miembros de la mesa redonda coincidieron en que, en sus respectivos ámbitos, la industria española está suficientemente preparada para competir técnicamente con la de los Estados Unidos y que, en consecuencia, el TTIP constituye la apertura de un nuevo mercado como en su día lo fue la incorporación de España a la Unión Europea. Ana Plaza explicó la implicación de la CEOE, a través de Business Europe en el seguimiento de las negociaciones.

En la discusión sobre el Medio Ambiente, el moderador, Carlos Mallén, introdujo el tema de la economía circular y la próxima normativa que se presume va a venir de la Unión Europea. Ricardo de Ramón señaló que SAINT GOBAIN se ha volcado en la sostenibilidad y en la mejora de la eficiencia energética de la vivienda. De la Haza, de COSENTINO manifestó que su grupo ha asumido los condicionantes medioambientales como una faceta más de la calidad integral y que en uno de sus productos estrella, el DEKTON, ha volcado su idea de revalorización de materiales.

En la segunda mesa redonda, “Los retos de la negociación colectiva”, moderados por Carlos Martí, Secretario General de CONFEVICEX, se integraron ponentes con un enfoque de la gran empresa (Roca, BAVIDRIO, Saint Gobain y Pilkinton), la perspectiva más académica del profesor Todolí y la visión institucional y de la pequeña empresa del Vicepresidente de CONFEVICEX, Pere Anrubia.

Se expresó el temor a una contrarreforma laboral que, en opinión unánime de todos los ponentes, ha sido una herramienta útil durante la crisis que, a unos les ha servido para acometer medidas de ajuste y, para otros, ni ha creado ni ha destruido empleo sino que ha servido para ayudar a mantener la viabilidad de las empresas, como indicaron Rafael Varela y Roberto Adrián. Todos los ponentes coincidieron en que se ha vilipendiado la reforma injustamente; Fernando Amilivia cree que la reforma ha rebajado la capacidad de influencia de los sindicatos al priorizar el convenio de empresa sobre el sectorial, lo que los sindicatos han trasladado a la opinión pública y a los partidos políticos, como un efecto negativo de la reforma.

Pere Anrubia, coincidente en esta opinión, manifestaba, sin embargo, que la empresa y la patronal ha de reconocer el papel imprescindible de los sindicatos, cuya interlocución se estaba viendo afectada por los procesos de fusión interno. Rafael Varela y Roberto Adrián coincidieron con sus compañeros de mesa en que los sindicatos han perdido protagonismo; para Roberto Adrián, además de los movimientos en las federaciones, se estaba viviendo un relevo generacional en los cuadros sindicales a los que no sería descabellado ofrecer un programa de capacitación en menesteres de la negociación colectiva.

Sobre el modelo de negociación, Roberto Adrián y Fernando Amilivia coincidieron en que, dependiendo del tamaño de la empresa, el convenio sectorial o el convenio de empresa puede ser la fórmula más adecuada. Pere Anrubia opinó que ambos modelos son complementarios: el convenio sectorial para definir las grandes líneas y el de empresa, que no todas las empresas se pueden permitir, para acomodar las relaciones laborales a las necesidades y circunstancias singulares.

Adrián Todolí, desde una perspectiva científica, planteó que los agentes sociales no han de rehuir el debate salarial y en particular el de la flexibilidad salarial, si quieren mantener un papel predominante en la negociación colectiva. Para el profesor Todolí, la flexibilidad salarial es la piedra angular de la negociación. Sugirió, como fórmulas nuevas, vincular la revisión salarial a los beneficios o a la mejora de éstos; utilizar referentes distintos al IPC como el PIB u otras variables macroeconómicas, tal y como apuntó Pere Anrubia. Asimismo, defendió la instauración de conceptos retributivos vinculados a la productividad y criticó la pervivencia de partidas como la antigüedad o las pagas de beneficios desvinculadas de la productividad o de los resultados de la empresa

En cuanto al nuevo convenio sectorial, además de la obvia llamada a la moderación salarial, se pidió atender a los aspectos vinculados a la jornada, su flexibilidad y las licencias y permisos.

Finalizada esta segunda mesa redonda, se dio paso a un vivaz turno de intervenciones del público en el que se refirieron experiencias de cambios en la estructura salarial y en el que alguno de los participantes expresó su interés en alguna de las fórmulas de flexibilidad retributiva sugeridas por el profesor Todolí.

Tal y como expresó Rosa Lladró, presidenta de CONFEVICEX, al clausurar la jornada, el nivel de los ponentes de ambas mesas fue notable y se han podido extraer conclusiones prácticas de enorme interés.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − seis =